Dos mejor que tres (Jomro)

¿Cómo calcular el tiempo que me separa de tu presencia? Tres mañanas, tres tardes, dos noches. Segmentos de una cronología de tu ausencia que utilizo para engañarme. Tres tardes parece mucho; menos, dos noches.
Mientras tanto, los relojes no cesan en su empeño. Ni el de pared, ni el digital de pulsera, ni las señales horarias de la radio… Todos siguen impasibles su tarea, ajenos a ansiedades, inconscientes de la crueldad de su lentitud. Imponen la tiranía de la espera sin apelaciones ni recursos. Obligan a la mentira. Dos mejor que tres.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

1 comentario

Deja un comentario