Duelo Mauro Rossetto

Un muro que parece infinito devela, a pesar de su textura, una serie de grietas. A través de ellas y sus filos asoma luz, que amenaza con despejar las sombras sostenidas. Ese muro hendido pretende proteger un espacio denso con sabor a fermentación. En aquel lugar, desde hace tiempo los ecos del dolor se replican y repiten. Lejos quedó aquel silencio distendido, víctima de un grito que siempre estuvo expectante y latente, esperando el transcurrir del tiempo y aguardando el momento menos, aunque nunca, oportuno. Sin embargo, con aquel atisbo e intromisión, comienza a gotear la ilusión de una posible escapatoria. El tiempo regresó cómplice, y el muro humedecido se torna blando y comienza a revelar su enigma.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario