Efervescencia (CARLOS MARIO MESA MEJIA)

La chica del bikini rosa está sentada en la roca que está al lado del puerto. Ella sumerge sus pies hasta los tobillos y siente que estos se evaporan. A pesar de eso continúa moviéndolos en el agua como una niña tonta que nunca había conocido el mar. La mujer se pone en pie e intenta lanzarse de clavado pero ignora cómo hacerlo; así que, decide tirarse como una piedra. Estando zambullida, la chica del bikini rosa se deshace al igual que las pastillas efervescentes; el vapor llega hasta la superficie, sube rápidamente llegando a traspasar los límites de la estratosfera, donde un marcianito vestido de verde la recoge convertida en diminutos cristales salinos.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario