El pozo (Adrián)

Salió, sigilosa, a estirar las piernas. Caminaba sin dirección, iba desnuda y estaba empapada. Escurrió su larga melena negra y un reguero de gotas rojizas corrieron por su espalda. Olía a cobre. No recordaba la última vez que había estado fuera de aquel agujero. Ni siquiera sabía si en algún momento lo había hecho. Abrió su mano derecha y miró la moneda que tenía en la palma. Había perdido la forma circular y apenas tenía relieve, era como una de esas reliquias casi prehistóricas que pueden verse en los museos. Levantó la vista y encontró un cielo colmado de estrellas. Se detuvo y permaneció de pie contemplándolo durante un largo rato. Luego regresó al pozo con cierta melancolía. Todavía tenía la esperanza de, algún día, convertirse en el deseo de alguien.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario