Ella (Naiara Serrano)

Ella tenía las manos pequeñas, los ojos grandes y un corazón confuso que latía a un ritmo demasiado cambiante. Aún así, ella jugaba al amor y quería querer como quería yo. Yo, que tenía el corazón vacío y la cabeza llena de ilusiones… Así empezó todo. Ella me llenaba el corazón y yo me atontaba con sus preciosos ojos grandes.

A veces, reíamos. Nos disfrazábamos entre la gente que se sabía corriente. A veces, llorábamos. Y nos escondíamos del ruido, del mundo, de todo. Éramos jóvenes. Teníamos un mismo sueño, pero demasiadas preocupaciones.

Ella era pequeñita pero ocupaba mucho, lo ocupaba todo. Todo, quizás, no fuese mucho. No un mucho cuantitativo sino, más bien, un demasiado cualitativo. Suficiente al fin y al cabo. Yo, en cambio, acaparaba todo lo que no ocupaba. Era tan pequeñita que, a veces, pienso, no tenía espacio. Así, derramé por fuera todo lo que no pude llenar por dentro. Y nuestra relación se inundó, mientras una luchaba por salir a flote y la otra se cansaba de nadar a contracorriente.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario