Cómo encontrar la felicidad (Luis Inga Armas)

Inocencio era el único lector de su pueblo y estaba convencido de la existencia de la felicidad en los libros. Sin embargo, títulos del tipo, se feliz en diez pasos, diez técnicas para ser feliz, felicidad es leer, terminaron decepcionándolo. Una noche, a solo dos horas de haberlo comprado, terminó de leer el libro Mírate en el espejo de tu interior y se feliz. Casi no pudo dormir de la emoción. Al día siguiente, cruzó el pueblo hasta la espejería más prestigiosa. Regresó a su casa con dos metros de espejo en sus manos. La puso al centro de su habitación y trató de imaginar la felicidad en su reflejo. Su decepción debió ser muy grande. A los tres días, sus vecinos lo encontraron sobre un montón de libros y un espejo hecho trizas. El único lector del pueblo empezaba pudrirse.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario