Erupción (Nacho del Val)

Comenzó con algo parecido a un rugido, a un borboteo sordo, seguido del agudo silbido de los escapes de vapor que anunciaban la magnitud del desastre, y todos dirigieron su mirada hacia la oquedad central, que en aquel mismo instante comenzaba a humear y esparcir furiosamente su ardiente magma por todas partes.

Matilde se acercó a la cafetera y cerró la tapa de un plumazo. ¡Alberto, te lo he dicho mil veces!, le espetó a su marido. ¿Pero qué problema tenéis los hombres con las tapas?

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario