Especie extinguida (Marta Gamella)

Anhelos enjaulados rebrotan disfrazados de murmullos, devorando cualquier atisbo de un posible equilibrio que, en su inexistencia, se hace ardiente deseo; manipulada necesidad.
Y mientras el tiempo nos devora, busco atajos en este camino de introspección al que me rindo, desnuda, suplicando misericordia para este cuerpo que no entiende su naturaleza de especie extinguida.
Sí… extinguido el “humano”, del “ser”. Hemos decapitado nuestro significado más profundo. Y lo más triste de todo es que ha sido un suicidio voluntario, aunque quizá inconsciente.
He aquí una porción de realidad: que nadie escucha en los caminos de retorno al centro mismísimo de nuestra existencia compartida. Compartida, como esta conexión discontinua que me une a lo que eres y a lo que soy en universos infinitos que nos salvan de la perdición más absoluta del hombre (¿qué es sino el amor?). Universos donde los límites de nuestra piel se evaporan para, por fin, mostrarnos unos a otros sin filtros heredados.
Pero ahora… silencio. Silencio…
He de reconocerlo: me sentí derrotada antes de despertar y adentrarme en este infierno terrenal de cordura desatada y locura enjaulada.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario