El evangelio según Saramago (Eleazar Molina)

Aquel día La Magdalena y Jesús estaban bravos. La Magdalena llegó sumisa y sólo alcanzó a decir:
– Miraré tu sombra si no quieres que mis ojos te vean.
Y Jesús respondió:
– Quiero estar en mi sombra si es allí donde estarán tus ojos.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario