Felicidad (Gustavo Zaragoza)

Mientras su padre cerraba la tapa del contenedor, el niño observaba los juguetes depositado sobre el suelo,¡estaban prácticamente nuevos!,no podía creer que alguien fuera capaz de desprenderse de semejantes joyas. Los agarró con fuerza y los depositó en el carro en el que guardaban todos los objetos de valor que encontraban. Sin dudarlo hoy era un gran día, su madre había salido del hospital, tenían comida en casa y además podría jugar con sus hermanos; seguía sin entender la cara de tristeza con que lo miraba su padre.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario