Fibonacci (Francisco Javier Buendia)

Alguna vez me senté. Pudo ser en un andén, una silla, un sueño.
Tal vez miré debajo de mis pies al mundo pequeño y gigante de las hormigas. Pensé que para ellas mi rostro era el cielo.
A mi parecer, muy cautelosamente, sin intensión de daño, levanté a una de ellas en mi palma. Mientras ella caminaba levanté los ojos al cielo.
Quizá vi tu rostro absorto que ahora me lee. Definitivamente vi una imagen que jamás sabré decir. Pueda ser que solamente yo no vi nada.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario