Fin (Santiago Fuentenebro Romero)

El veinte de julio de mil novecientos sesenta y nueve el Apolo 11 se posó sobre la superficie de la Luna. Su tripulación estaba compuesta por tres astronautas, Neil Armstrong, Edwin Aldrin y Michael Collins. Dos de ellos, Armstrong y Aldrin, fueron los primeros y últimos humanos en pisar el suelo lunar. Lo que fue un pequeño paso para el hombre, pronto se convirtió en un gran salto hacia el exterminio de la humanidad.
Un cuarto pasajero logró colarse en el módulo de mando que los trajo de vuelta a nuestro planeta el veinticuatro de julio de ese mismo año. Aquel ínfimo polizón alienígena, tan resistente como letal, con su crecimiento exponencial acabó en sólo cinco meses con toda forma de vida sobre la faz de la Tierra. Nada ni nadie dentro del orbe pudo sobrevivir a su devastadora infección.
Fue un simple virus latente traído de nuestro yermo satélite el que convirtió a la Tierra en otro árido y estéril planeta más del sistema solar. Nadie nos dejó allí arriba ningún cartel de advertencia. Quizá tampoco ellos tuvieron tiempo.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario