A flor de piel (Teresa)

Acariciaba suavemente el atlas de su cuerpo deteniéndose en cada frontera. Rozaba con las yemas de sus dedos aquellas protuberancias que surcaban su menudo ser; aquellas horribles alambradas de piel que aún la tenían recluída en la cárcel del miedo. Quizá, algún día…algún día podría salir de las mazmorras de sus recuerdos y borrar para siempre la imagen de su verdugo.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario