El fondo de la noche (Facundo Re)

Los gritos despertaron a Ernesto en medio de la noche. Salió de la cama con sigilo y fue hasta el dormitorio de su única hija. La encontró despierta, con la frente sudorosa y el rostro pálido. Se sentó junto a ella en la cama y acarició suavemente sus mejillas.
—Papá, hay un monstruo en el armario —dijo la niña.
—Fue sólo una pesadilla —respondió Ernesto.
No era la primera vez que pasaba ni tampoco sería la última. Los primeros meses que los niños duermen solos suelen ser una etapa muy difícil.
—Ya pasó, mi amor. Todo está bien.
—No. El monstruo está en el armario. Yo lo vi.
Otras veces, Ernesto había logrado tranquilizarla después de quedarse un rato hablando con ella, pero en esa ocasión estaba cansado, tenía frío y deseaba volver cuanto antes a la cama. Así que fue hasta el ropero y lo abrió, para demostrarle a la niña que no había ningún peligro.
Dentro del armario estaba su hija, sentada en el piso con las piernas recogidas sobre su pecho. Lo miró con ojos temblorosos y le dijo:
—Papá, hay un monstruo en mi cama.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario