¿Y si fuese que sí? (Daniel Barros Jamardo)

Cuando llegó la hora de que se fuese para su casa, se detuvo en la puerta y se giró hacia mí. Estaba nerviosa.
-Estás bien?- pregunté intentando mirarla a los ojos.
-Tú sientes algo por mí?- Me quedé helado. Ella, al ver que yo no contestaba, añadió- Porque si es así, creo que lo mejor sería que nos dejásemos de ver.- dijo esto soltando un suspiro, un suspiro de alguien que se quita un peso de encima.
-No, claro que no. Hoy ha sido un buen día contigo, sólo eso, como siempre. Pero quizás tengas razón, quizás lo mejor sea dejar de vernos, al menos por un tiempo.
-Ella asintió, compuso una sonrisa forzada y se giró con la intención de irse.
-Abrígate bien- añadí.
-Sí, lo haré! –dijo mientras cerraba la puerta.
Me apoyé en la misma con ambos brazos, respiré hondo varias veces, me incorporé y me fui andando hacia la sala de estar. Aunque llovía, tenía la persiana subida, así que pude verla una vez más. Estaba a punto de girar en la esquina y perderse de vista. Fue un impulso, un instinto. Corrí hacia la ventana y grité a pleno pulmón: Y SI FUESE QUE SÍ?
Llovía con fuerza y ella estaba a unos veinte metros de mí y de espaldas, pero podéis creerme, yo, desde allí, la escuché sonreír.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario