El gato (Daniel de Pablo)

– Cuando llueve pienso en ti, en nosotros y en el gato. Pienso en estos años que nunca fueron nuestros, siempre estaba a la sombra de ella, de ellas. Cuando tu corazón me pedía compañía y cariño. Lo poco que aprovechamos el tiempo que sólo era nuestro. Porque tú dejabas entrar a las intrusas de tu vida en nuestra cama.

Todavía le pesaba el recuerdo, sentía que estaba ahí y le molestaba. Por lo que decidió guardarlo en una maleta, metió el sentir de sus manos, las palabras a media voz, el deseo incompleto, las noches en su cama, los días a escondidas, los mensajes a medias, las conversaciones cortadas, la añoranza insatisfecha, las palabras hirientes, la pasión explotada y el déjame tú porque yo no puedo.
Cerró con llave y con la idea de no abrirla, pensó que así estaría mejor. Se apartaba del recuerdo escondiendo la maleta en el olvido. Pero el deseo no desaparecía, porque las huellas de sus manos, le habían marcado la piel.

– Cuando llueve pienso en ti, en nosotros y en el gato que tenía haber sido el único intruso en nuestra cama.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario