Glitch (Víctor M.A.R.)

El interceptor falla de nuevo. Sigo vivo. El Glitch solo me arrancó un poco de cuero cabelludo, pero no pudo incrustarse en mi cráneo. Paradójicamente, mi ideal de vida era estar muerto. Aunque el Comité de Fatalidades y Control tiene razón en que soy un caso crítico y crónico, que merece liquidación inmediata, cuando la nota llegó, mi primer impulso fue sobrevivir. El Cibergaleno me dio seis meses de vida, 4320 horas que me pertenecen. Para ver crecer la hierba, para quejarme de dolor, para vomitar placebos nucleares, pero son mi espasmo de eternidad, mío y de nadie más.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario