Gracias, señor Holmes (David Carretero)

-Holmes, vea esta noticia del Telegraph. El presidente español cumplirá con su obligación de preservar la legalidad y la justicia en su país, ante la amenaza creciente de un elevado número de asaltantes que pretenden imponer el desgobierno y la confusión.
-Sí, Watson, la ley se construyó con este fin.Es tarea de quien dirige escoger, de entre todos, aquellos procedimientos que considera que llevarán mejor a cabo la tarea para la que fue designado.
-¿Cree que alguna vez podrá imponerse la ausencia de autoridad en nuestro gran país?
-¿Quién podría decirlo, Watson? Vivimos tiempos cambiantes. Las realidades que nos resultaban conocidas, pasan a ser ignotas, y manejamos secretos que ayer se desconocían. Nada resulta sencillo para el hombre moderno, a excepción del conocimiento que proporcionan el esfuerzo y la dedicación. ¿Acaso el gobernante se ve superado por las amenazas crecientes? Pudiera ser, pero, cuando el corazón es noble, y la erudición acompaña, el ciudadano sencillo no debe temer más que aquello que no ha llegado, pero que aquel que ha sido designado podrá, con impulso y empeño, resolver. Son las ocho, Watson. La señora Hudson debe estar al llegar.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario