El gran juego (Pilar Veses Contreras)

Vamos a jugar a un juego. Con una sola regla. Los jugadores dispuestos a no romperla, pueden pasar y anotar sus datos personales en el ordenador. La selección es fácil. Al presionar la tecla “enter” un detector sabrá si estás respetando la norma. La única. La de la verdad. Es como introducir la mano en esa boca esculpida en piedra, que, en caso de mentir, atrapa tu mano en ese agujero negro, como compensación por la traición. Si no la respetas tendrás un destino. El candidato de ejecutar los pagos a las mentiras ha sido nombrado. Será la muerte. Así lo dictaminó Dios. Y así comenzó el juego de la vida. Nadie consiguió la vida eterna.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario