Hª de amor matemático mística (Esther Nacarino Calvo)

La conocí con 33 años. Ya llevaba años pensando que algo muy gordo que marcaría mi vida me pasaría a los 33. Por eso de Jesucristo y tal. Pues me pasó. Y el tiempo se paró. Y ahora ya nada es igual. Hace 2 años que la conocí. Ahora ella tiene 62 años y yo 35. Nuestras edades a día de hoy suman 8. Siempre van a sumar lo mismo. Cada año suman el mismo número, del que se puede sacar un mensaje. Nuestra fecha de nacimiento también suma lo mismo. Con varias fórmulas, con días o sin ellos: suman lo mismo.
Se supone que 10 es lo perfecto, la culminación de un ciclo y por tanto el inicio de otro. Así que se me ha metido en la cabeza que todo eso llegará cuando nuestras edades sumen 10. Es decir, el 23 de Mayo de 2019 que yo cumplo 37 años, que es el duodécimo número primo y levanta pasiones entre los espirituales y matemáticos por sus extrañas coincidencias. Es la temperatura normal del cuerpo humano y el genoma mitocondrial tiene 37 genes. 2019 suma 3, que es todo lo que existe. Ella tendrá 64 que son todos los movimientos posibles del octograma de Fu Shi y también los hexagramas de los que se compone el I Ching. También 64 casillas en el tablero de ajedrez. Ahí van esos 1200 caracteres.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario