Hechos de la historia, o no… (Margarita Wanceulen)

El grupo humano se reúne en torno al cadáver del mamut recién capturado. Se desgajan con maestría las primeras piezas: las mejores para los hombres, uno ha vuelto hoy con una gran herida en el costado. Los demás, niños y mujeres, en función de su habilidad comerán más o menos.
Al festín no han sido invitados otros muchos ojos que escondidos a lo lejos les observan con cuidado.
Mientras, el primer grupo humano, una vez satisfecha el hambre se solazan haciendo el amor, (no sé si para entonces ya podríamos llamarlo así), y otros miembros, la mayoría mujeres y niños, se reúnen en torno al anciano de la tribu que toca un instrumento musical hecho de hueso. Otros se unen a la fiesta soplando caracolas.
Después de la algarabía, todos caen en un profundo sueño al llegar la noche. Los observadores salen de su escondrijo y entonces empuñando lanzas, hachas y piedras en un santiamén, los que comieron pasan a ser los devorados; no sin antes un asadito de por medio: un vuelta y vuelta bien aderezaditos con azafrán, chile y achiote.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario