Hijos de Baco (Raúl Alejos Vallinas)

Pasé gran parte de mí vida en un pueblo enclavado en campos de Verdejo. Mi infancia fue compartida con nueve amigos.En muchas ocasiones jugabamos imitando a nuestros padres y allá por septiembre veíamos que vendimiaban y» pisaban la uva» pues nosotros rebuscabamos y hacíamos mosto . En el año 89 quisimos avanzar un paso más y nos decimos a hacer vino en una bodega abandonada. Nos fuimos a la rebusca y volvimos con buenas bolsas lenas de uva. Empezamos a prensar en un cubo con agujeros y sacamos como diez o doce litros de mosto y fijándonos en el procedimiento de nuestros padres fuimos haciendo aquel caldo. En vacaciones de Navidad vimos que nuestros padres empezaban a beber el vino nuevo y nsotros decidimos probar el nuestro, pero no había quien lo atravesara. Uno de los de la panda pregunto a su abuelo y éste le dijo que un mal vino sólo se arreglaba acompañadolo con buena comida así que una vez más nos fijamos en nuestros padres y nos fuimos a la bodega con uno chorizo, un poco de queso y algo de pan. El resultado fue tremendo y muy sonado, tanto que un hombre mayor del pueblo nos empezo a llamar «Los hijos de Baco» y con ese apodo nos quedamos siendo el nombre de nuestra peña.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario