Hojas caducas (Luis Pérez Leal)

Habíamos estado juntas los últimos meses; compañeras infatigables ante las inclemencias del tiempo. Esporádicamente, la tenue brisa vespertina nos permitía acariciar nuestros respectivos ápices, en una especie de danza del viento despejada de toda parafernalia. Esos instantes estremecieron algo más que nuestra casual vecindad.
Las persistentes lluvias otoñales habían hecho ceder la horizontalidad de la rama de la que pendíamos, que ahora describía una trayectoria descendiente, cómo una flecha que trazaba el camino que evidenciaría nuestro destino. Mi compañera estaba ya exhausta, la savia llegaba apenas intermitente a sus nervios. Una última ráfaga de viento la despegó definitivamente. Nos miramos y nos lo dijimos todo. La vi caer en su vuelo de parapente, ligera y elegante, balanceándose en cada golpe de aire. Al final, esforzando la vista, sólo podía intuirla en el suelo, y ver cómo nuestra perecedera existencia la marchitaba inexorablemente.
La inocente crueldad del viento ha desgajado mi vaina, y ahora soy yo la que revolotea. Pero en soledad, sin una fraternal mirada que me reconforte. ¡Qué afortunada fue ella!. Mientras me consuma, recordaré con deleite los momentos vividos.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario