Hora de dormir (J. A. Roman)

Trombón no ansiaba quedarse solo en la cama. Desencantado cerró los ojos tras ser arropado por su madre que, con dulzura, posó un beso en su frente susurrando: que tengas dulces sueños. A lo que él contestó:
–Serán dulces si te quedas y cuentas hasta que me duerma.
–¿Y qué quieres que te cuente? –preguntó su madre intrigada.
Trombón abrió los ojos e invitando a que se sentará en la cama respondió:
–Pues números. Cuenta hasta infinito y cuando acabes te puedes ir.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario