Hormigueo (José Ramón Andikoetxea Rodrigo)

Dejé que subieran por mi brazo. Ellas encontrarían lo que otros no. Y con el contraluz me ofrecerían una silueta apenas intuida. Yo dormía desde hacía tiempo, tal era mi cansancio.
Harían su camino, hicieron su trabajo. Y no tuve que fingir sorpresa, apenas lo vi. Era tan esbelto, tan hermoso, tan irreal. Tan mío, ahora sí lo puedo decir. Era un dolor arcano, antiguo. Apenas insinuado, ahora recuerdo, en pellizcos malos.
Me duele, me duele. Te miro a la cara y sé, ya sé, que eras mío y sigues siendo mío. Dolor que no te me vas.
Cuando metí la mano en el bolsillo mi otra mujer vagaba allí. Afilada.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario