Humanos vistos desde la torre de control (Nuria García)

Nuestro primer paso fue introducir productos de higiene entre la población seleccionada para comprobar que se vuelven masivamente maníacos y que, con altas dosis de H2O, friccionan sus extremidades con brío. Reacciones histriónicas se produjeron anteriormente al repartir onzas rectangulares: los sujetos enloquecieron al dispararse su dopamina y, voraces, relamían envoltorios impregnados con cacao.
El experimento más aciago fue lanzarles billetes púrpura impresos con cantidades numéricas. El ansia por acapararlos al vuelo se saldó con varias bajas por aplastamiento, escenario que superó los fatídicos resultados del confinamiento de 40.000 especímenes en un recinto presenciando cómo un objeto esférico llegaba al fondo de una red.
Solo una prueba de las efectuadas por nuestro equipo arroja esperanzas sobre la evolución de las muestras estudiadas: un grupo aceptó unánimemente un vino con una tapa de jamón, lo degustó sin atragantamientos y conseguimos filmar a los individuos conversando apaciblemente.
Proseguiremos en esta línea de investigación.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario