¡Iguales! (Cabezaplana)

Ventaja al servicio. Invierno, cachazudo, se abrigó para sacar un gélido latigazo con su bola de nieve. Primavera mandó un resto florido que dejó una estela de polen en su avance. Verano, demasiado sudoroso y fatigado para seguir jugando, respondió con un débil siroco. Tan débil que Otoño voleó ganador con su hoja seca sin bote. El Sol desde su brillante silla de árbitro gritó aburrido: ¡Iguales!

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario