Inmortales (CÉSAR MANUEL MUÑOZ GÓMEZ)

Hubo un tiempo sin lugar ni espacio en el que la fantasía buscó denodadamente y a toda costa acabar consigo misma, de hecho, quiso la fantasía hacer de su huella un quiebro para auto eliminarse, fantaseando con tal hecho; lo que nunca llegó a prever es que cualquier deseo aún lejos de cumplirse otorga al poseedor de tal ilusión un don: el de la inmortalidad soñada, ya que un ser que piensa y fantasea es a su vez capaz de recrearse en llegar incluso a ser inmortal. Y, es por tanto qué, un inmortal alcanza por sí mismo aquella condición que la fantasía contiene en esencia, de libertad purificadora; pues, ¿hay acaso algo más inmortal que saber de antemano que por ser mortal, fantaseas…?: de hecho, igualmente, ¿acaso el amor no nos hace eternamente jóvenes…? es decir, inmortales.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario