José, María y el Espíritu Santo (Julio César Querejeta)

María, ofuscada sale al encuentro de José, que llegaba a su casa y no de la mejor manera.
-¡José en dónde te habías metido! buscándote por todos lados, se me rompió la suelita de la canilla y pierde agua por todos lados
-Calma mujer estaba en la Taberna…
-En la Taberna, seguro que estabas bebiendo con tus amigotes y yo aquí trabajando como una loca.
-Mujer…
-Nada de mujer y mira cómo tienes tu ropa, la camisa toda rota y manchada con sangre, eres un desastre.
-Escúchame mujer, fui a ese lugar, no a beber, sino a buscar al Espíritu Santo, lo encontré y le di su merecido y así pude salvar mi honor.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario