El jugador (Javier Bocadulce Carrero)

Se las sabía todas. El vicioso de las maquinitas de videojuegos llamó la atención del demonio, que se colocó tras él. ” ¿ Te queda mucho?”, dijo el demonio asomando el hocico por encima de su hombro. “¡ Has hecho que pierda la partida! ¿ Qué quieres?”…”¿ Te gustaría tener vidas infinitas?”…”¡Ya! Pírate, pirado.”…” Solo quiero tu alma”…”¿Eh?”…”Te daré lo que quieras a cambio”…” Ya. Bueno, no me quedan monedas. ¿ Puedes darme algunas?”…El demonio cumplió haciendo aparecer un saco de 10 kilos en monedas. ” Guau, gracias”…”Sí, gracias…. Ja,ja,ja…Ya verás”. Lo que no sabía el demonio era que el chaval podía conseguir almas infinitas en aquella máquina. Porque ahí era el maestro.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario