Un kilo de salmón rosado (Juan Martín Cappelli Fuentes)

Anoche soñé con vos, trabajabas -alucinadamente- en una pescadería que antes había sido un local de comidas rápidas. Yo me acercaba con la excusa de comer una hamburguesa y terminaba comprando un kilo de salmón rosado. Mientras me atendías te acariciaba la cara con familiaridad, te acomodaba el pelo, y me terminabas permitiendo unos besos cortos, ardientes. Ya en mi hogar, al abrigo del cariño de mi esposa y los niños, una culpa inesperada comenzaba a atormentarme en forma creciente.
Me desperté aliviado, porque la culpa era parte del sueño, pero triste, porque los besos también.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario