La caída de Hyrt (Brais Sainz Nicolás)

La vegetación púrpura les indicaba que no habían alcanzado su destino. Aquí la plaga se había adueñado de todo, y hasta el propio aire desprendía ese hedor característico. Estaban rodeados de enormes árboles, hierbas y matorrales que jamás habían visto y todos ellos parecían infectados.

Grus, que había programado la brecha, se apresuró a disculparse a la vez que sumergía su puntiaguda nariz en la pantalla que teñía su rostro de azul cielo. Mientras, Hug y Rondal fueron a reconocer la zona. Tal y como marcaba el protocolo.

El resto del pueblo de Jun se apiñó en el claro. El silencio sólo quedaba roto por algunos niños que no paraban de llorar. Los más mayores intentaban tranquilizarles escondiendo su propio miedo.

Pasados quince minutos, Grus había acabado la programación. Pero ya era demasiado tarde… Un aullido centro la atención de todos en Rondal, que venía corriendo con el rostro desfigurado y atacó sin piedad al grupo. Grus abrió la brecha y la cruzó huyendo del desastre pero no contó con que Rondal y el resto del grupo que ya estaban infectados le seguirían. Y el desastre se multiplicó.

Y así es como cayó en manos de la plaga la gran Hyrt, capital del planeta Jynqyst.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario