La confesión (Ricardo Silva)

Realmente me siento muy saludable, me dijo. Dos días después, sufrió un accidente que lo dejó gravemente herido. Al enterarme fui de inmediato a visitarlo, aunque pude verlo recién al otro día. Apenas podía hablar entre la maraña de tubos, agujas y cables; esta vez, con un hilo de voz apenas audible, me susurró: Debo decirte que no siempre fui sincero con vos, hay algo que urge que sepas…
Fueron las últimas palabras que le escuché. De hecho, nadie más supo de él; rumores hablan de que nunca existió. Una incómoda verdad que acabó sumergiéndonos en la vergüenza por la que nunca volvimos a nombrarlo.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario