La escalera (María Dolores Manzano Faz)

Gélido, expectante, veía pasar los días. Se medio escondía siempre detrás de aquella polvorienta cortina que ella había colgado con tanta ilusión mientras él le sujetaba la escalera. Escalera a la que le faltaba el segundo peldaño, el último estaba resentido por el paso del tiempo y toda ella estaba oxidada. Ésa escalera que cada vez que utilizaban, servía de risa asegurada y complicidad entre ellos, porque no hacía falta que se dijeran que hacía falta renovarla. Cuánto no daría él por una escalera nueva, muy larga, subirla y poder besarla de nuevo …Soñaba con una escalera que tuviera escalones irreversibles. Soñaba él con su reencuentro con ella.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario