La florista y el magnate (Mayra Dumpierre Matamoros)

Una mañana, la  florista le vendió las rosas y  le concedió un ramillete de su dicha interior. El magnate dejó sobre la mesa una millonésima porción de  lo único que ostentaba, y  junto a las monedas se le escaparon ciertos  vaporcillos de su temor.
Años después, la florista  le vendió unos tulipanes y un ramo de violetas y le concedió tres ramilletes de su dicha interior. El magnate dejó sobre la mesa una tresmillonésima porción de lo único que ostentaba,  y junto a las monedas se le escaparon  ciertos nubarrones de su temor.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario