La fría tempestad en medio del más caluroso verano (Cristina Cociu)

-Te echo de menos — le gritó ella al viento, pero fue un grito en vano. Nadie le escuchaba en las inmediaciones.
Estaba sola en aquella estación, de donde aquél tren salido de los infiernos, partió. Partió hacia lo desconocido, hacía la lejanía, aquella del corazón.
Empezó a desmembrarse, poco a poco, su pequeño y refragmentado corazón.
La desazón pigmentó sus contorneados ojos, allegados en lágrimas que, se esforzaba por reprimir.
El viento le empezó a contestar en un desconocido idioma, uno que, no lograba comprender.
Le susurraba una y otra vez, repetíale el mensaje, que su embutido cerebro no descifraba.
Venga María, esfuérzate por recordar.
Recordó la última vez. La última…
La llama… se fue consumiendo, la candela que apagó el viento en su último expiro.
El frío empezó a empañarle los zapatos. Penetró en el interior de éstos y fue subiendo por su pernera, hasta infiltrarse en el corazón. En aquel recoveco que habían acabado de vaciar. Se acomodó ahí y decidió tomar posesión de su alma.
Del corazón al alma, hay tan solo un pequeño e ínfimo paso.
Aquel paso que, el frío decidió salvar, en una tempestad, en medio del más caluroso verano.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario