La huida (Begoña de Frutos)

El cabello ensortijado lo atraparon las grandes telarañas que se desprendieron al entrar en la buhardilla. Después de un lustro, regresó con la esperanza de recuperar a quien le había hecho reír. Respiró con profundidad el olor de la tristeza, mientras sus ojos se clavaban en la ventana. Fue cuando el inmenso polvo que allí habitaba, le escribió en el opaco cristal unas letras en relieve: “por siempre, tendrás la herida abierta”.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario