La larga espera (Isabel Ferrer Galiana)

Una gota de sudor se deslizó por su frente. Sentía su corazón acelerarse, lo notaba en su pecho y en su cabeza, un ritmo cada vez más rápido. Dirigía su mirada hacia todas partes, buscando la salvación en el más ínfimo detalle.
Las bolsas que cargaba le parecían hechas de plomo. Notaba sus brazos cansados.
Agotando su última posibilidad, cargó todo en un brazo, y con la mano que le quedó libre empezó a tocar sus bolsillos. No llevaba nada, ni cartera, ni móvil, ni llaves. Todo se había quedado en el coche.
El tiempo se le agotaba, el agobio iba en aumento. En ese momento, su madre dobló la esquina del pasillo de cosméticos y se acercó a él. Respiro con alivio, trago saliva y pudo decirle:
– Por favor, no me dejes tanto rato haciendo cola.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario