La leyenda de la familia (Edwin Alexander García Escobar)

Hay una leyenda en mi familia que se cuenta en voz baja en las fiestas de fin de año. Se dice que El tío Agustín fue un revolucionario que estuvo bajo las órdenes del General Francisco Villa , que fue un hombre de su entera confianza, y hasta estuvo en la Toma de Zacatecas y las Batallas de Celaya. A mi Tío lo fusilaron los Villistas por alta traición —aquí, se pone interesante la historia— cuarenta y cuatro disparos no le pudieron arrancar la vida, mató a sus fusileros y huyó del lugar. Dos meses lo estuvieron cazando como a un perro rabioso hasta que lo encontraron en una cueva en Torreón adonde llegó el mismísimo Villa y con su rifle mauser le pegó un tiro en la frente. Cuando llegamos a este punto el debate en la familia escala dimensiones de mentadas y chingadas. Y es que la familia se divide en dos bandos, unos sostienen que el tío no murió del disparo en la cabeza, sino que la infección de los otros disparos no le permitió regenerarse por completo, y otros en que sí, que a esa distancia es posible quitarnos la vida con un solo disparo. No sé qué seamos, pero sé que no debo de hablar de esto con nadie. Podrían encerrarte y hacer experimentos horribles contigo, me dice Mamá.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario