La montaña que quería ser dragón (Jonathan)

Había una vez una triste montaña llorando junto a una aldea.
—¿A qué viene esta tristeza? —le preguntó un mago que pasaba cerca.
—Todos los habitantes de la aldea me llaman “Montaña Dragón” por mi forma.
—Cierto es que lo pareces, ¿por eso lloras?
—Lloro porque llevo una eternidad viendo sufrir a los habitantes de la aldea sin poder hacer nada. Si fuera un dragón de verdad podría protegerlos y ayudarlos.
Al oírla, el poderoso mago quiso ayudar a la generosa montaña.
Así pues, con mucho esfuerzo y después de preparar varios sortilegios, el mago dio vida a la montaña transformándola en un fantástico dragón de piedra y roca.
—¡Muchas gracias! —exclamó emocionada mientras alzaba el vuelo con sus nuevas y rocosas alas.
Pero estando la montaña en alto, ésta sintió el peso de la gravedad sumado al suyo propio, demasiado incluso para sus grandes alas, y se precipitó al vacío haciéndose añicos al aplastar a su amada aldea y al poderoso mago que la había ayudado.
Y con este cuento y un poco de imaginación, sacamos una valiosa lección: Siempre debemos analizar las posibles consecuencias de nuestras acciones, pues a veces las mayores desgracias son consecuencia de las mejores intenciones.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario