La noche y el día (Lucía Dullet)

Él era oscuro y frío. Ella radiante y cálida. Se encontraron y echaron a volar pajaritas de papel alrededor de dos corazones rotos que conseguían encajar. En la oscuridad de un dormitorio, dos siluetas entrelazadas se contemplaron sin querer perderse un solo instante de aquel momento. No hubo un despertar más intenso como aquel, cuando la leve luz templada asomó por la ventana. La noche y el día se abrazaron al amor. Ella descubrió que hasta la noche más oscura puede estar iluminada por un sinfín de estrellas, él que el mejor de los silencios era el que hacía ella cuando dormía al otro lado de su cama. Pero a la noche, en el centro de su propia existencia, le brotaban lamentos que aullaban a la luna llena, y al día, en el núcleo de su propio corazón, le nacían las ansias que se quejaban al sol. Los astros no podían comprenderlos mejor. Murió aquel sol más triste que nunca dejando a una luna desconsolada que lo contemplaba desaparecer y lo esperaría impaciente hasta el próximo atardecer. Él se apiadó del sol, ella se compadeció de la luna. Eran la noche y el día… Tuvieron que aprender a vivir a base de amaneceres.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario