La otra noche (Francisco Javier Plaza Beiztegui)

La otra noche, mientras dormía, me despertó de improviso un diablo oscuro y sucio que zarandeaba mi cama con brusquedad. Era un diablo agrio e iracundo, que hedía, y que entretenía mi terror destrozando estanterías, entre una nube de azufre que asfixiaba el aire.

—He salido—me explicó.—a comprar almas, no grandes almas, baratijas, almas mediocres como la tuya. Así que dime ya que quieres por los despojos de tu miserable existencia.—Caía de su boca una baba humeante que deshacía el pergo del suelo, y yo trataba de ocultarme entre las sábanas.

>>¡Vamos, estúpido!,—bramó, impaciente—es la oportunidad de tu vida.—Y desgarraba las cortinas con gesto de hastío.

Reuní mi exiguo valor y conseguí articular alguna palabra temblorosa.

—Quiero, —le dije—quiero que me enseñes a escribir como Umbral, como Juan Marsé, como Bolaño, como Gabriel García Márquez,…

—Ja, ja, ja…—Me interrumpieron sus carcajadas.—¿Pero qué estás diciendo, inútil? ¿Pero tú has perdido el juicio? Tu alma no vale tanto, infeliz, tu alma no vale ni la mitad que eso.—Y, sin aguardar más respuesta, desapareció, destrozando en su revuelo lámparas y cuadros.—Cómo Juan Marsé dice, ¡no pide poco el imbécil este!.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario