La república independiente del desamor (Velda Rae)

Se conocieron en la sección de tapizados y antes de haberse puesto de acuerdo en si eran mejores los sofás de piel o los de tela, ya habían decidido casarse. Nunca compartieron tardes de sábado más intensas que aquéllas durante las que eligieron el ajuar de su nueva casa, del departamento de cocina al de descanso, sin olvidarse los de relax y complementos.
Urdir su nueva vida les mantuvo tan ocupados que no repararon en las sutiles diferencias que los separaban. Ella deseaba un salón moderno y él, uno de corte clásico. Él quiso una librería de pino y ella, una vitrina de metacrilato. No les llegó el tiempo para discutir si la alfombra debería ser un kilim turco o una jarapa alpujarreña, la crisis estalló en la zona de dormitorios.
-Colchón de látex –dijo él.
– Viscolástico –repuso ella.
-Somier de láminas –opinó él.
-Canapé abatible –rechazó ella.
-Cabecero de forja –propuso él.
-Forrado en seda –rebatió ella.
Allí mismo anularon la lista de bodas. Él devolvió la cómoda lacada en rojo y ella, el arcón de caoba envejecido.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario