La salida (Daniel Fernández Rodríguez)

A los nueve meses, harto de una discusión que no tenía visos de disiparse, asistió con estupor a la temida resolución de su compañero, que, en cuanto aquel conducto se ensanchó más de la cuenta, introdujo la cabeza sin siquiera despedirse, para enseguida proferir un llanto terrible que terminó por ablandarle el corazón, a tal punto que él mismo, que había jurado y perjurado no abandonar jamás ese lugar cálido, cómodo y familiar, siguió sus pasos, no sin antes convencerse de que en cuanto diera con aquel iluso, volverían para casa y nunca más perdería el tiempo discutiendo estúpidos rumores sobre la vida del más allá, los dioses con el rostro cubierto hasta los ojos y esa criatura angelical a la que llaman “mamá”.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario