La senda que se vuelve a pisar (Jorge Magdaleno Marco)

Las aves se alejan graznando en el puerto gris.
No halla el gozo que hallaba en tales lares. Si antes el puerto era gris no lo recuerda, o no lo percibió así cuando eran cuatro, y no dos, los pies que lo recorrían.
La estruendosa bocina de un barco que entra en puerto aniquila su vigor. Suena fuerte, para estar lejos. Como sus recuerdos. Las tenebrosas aguas de la tarde se remueven.
Deja atrás las verjas, se adentra en un parque. Le cuesta pisar ese paseo entre los árboles.
Entonces eran cuatro, y no dos, las piernas que lo andaban. Y su mano rugosa rozaba otra más pequeña, rosada.
Bajo la monstruosa losa de su memoria, la tierra se estremece.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario