La sombra (Oscar Darío)

Me desplazo pegada al piso y si algún muro osara atravesarse en el camino, sólo con recostarme a él puedo seguir el rumbo que llevo. Mi día termina con la puesta del sol y moriré cuando lo haga quien me lleva consigo. Somos una especie muy variada, unas andamos en continuo movimiento por la vida, y otras, permanecen estáticas esperando el anochecer.
No tenemos rostro, tampoco forma definida y nos movemos según lo haga el astro rey. Somos nada más que siluetas oscuras como la noche y nos utilizan como un objeto de terror. La luz nos da la vida, sin ella sería imposible existir.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario