La suerte del tirano (Juan Rafael Muñoz Raya)

El jefe era inmisericorde.Firmaba sentencias de muerte con una facilidad pasmosa. Por algo era el jefe. No le temblaba el pulso al ejecutar los más pavorosos dictámenes. Que ningún súbdito osara rogar clemencia, pedir favores y menos aún llevarle la contra.Era imposible intentar derrocar al tirano, pues toda posible conspiración quedaba abortada de inmediato. Pero quiso Dios, el destino o la suerte, que el tirano se sintiese repentinamente indispuesto por cierto dolor torácico de resultas del cual cayó fulminado. A raíz de este hecho, el pueblo, alborozado y dispuesto, se echó a la calle vociferando verdades con todo el futuro por delante.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario