De la teoría a la práctica (José Ignacio Señán Cano)

El nuevo profesor de Penal introdujo una variante curiosa. Proponía resolver casos reales en el aula. Casos, que para ser auténticos, debían ser provocados por delitos cometidos allí mismo.
Aunque no estábamos acostumbrados a cometer tales delitos, desde las primeras clases nos sedujo aquel juego de despropósitos.
Empezamos con juicios de faltas por pequeños hurtos. Alguien del aula conseguía hurtar un objeto de algún compañero, y cuando era descubierto, se le arrestaba y se procedía a juzgarlo con todas las garantías procesales pertinentes.
Algo más delicados fueron los juicios por robos con fuerza, ya que había alumnos que no entendían que aquello era una práctica; en alguna ocasión se vivieron momentos tensos.
El temario referente al asesinato no pudimos terminarlo. El profesor siguió explicando la teoría mientras intentaba limpiarse la sangre de la camisa, y ordenaba que nadie tocara el cadáver.
La policía no tardó en llegar.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario