El laboratorio del ego (Lucas Castricone)

En su minúsculo laboratorio descubre una sustancia poderosísima. Lo cierto es que no ha quedado prueba alguna de su descubrimiento, tan solo un frasco de mayonesa vacío con el rotulado: «este frasco contiene una sustancia tan poderosa que mata todo lo que encuentre a su paso. Sin éxito, intenté aislarla, puesto que con lo primero que se topaba es con ella; se destruía a sí misma.
Solo espero que esta sustancia tan poderosa capaz de destruirlo todo a su paso no sucumba en el amor propio, porque al dejar de ser autodestructiva sería terriblemente letal».

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario