Las ausencias del sismo (Mauricio Montiel Figueiras)

Tres semanas después del 19 de septiembre de 2017, fecha del sismo que devastó varias zonas de la Ciudad de México, vi pájaros en una acera del barrio urbano donde vivo o sobrevivo. Llevaba varios días sin escuchar su canto, disuelto por el silencio que nos heredó la catástrofe.

Los pájaros se disputaban las migas de pan que alguien, esa mano invisible siempre presente en las grandes metrópolis del mundo, les había obsequiado. Caminé entre ellos como un niño que quisiera contagiar al mediodía algo de su entusiasmo. Los pájaros echaron a volar en desbandada a un árbol cercano.

Junto al árbol advertí un poste para cableado eléctrico. Su madera carcomida me hizo imaginar el tiempo como una implacable invasión de termitas. Oí un zumbido. En el poste alguien, otra mano invisible, había pegado un cartel que ondeaba en la ligera brisa otoñal: “Se busca.” Una mascota perdida.

Las aves vuelven al barrio del que al parecer habían huido, pensé, sólo para intentar llenar otros huecos evidentes: otras ausencias. ¿Cuántos pájaros necesitamos para creer que puede regresar aquello que se fue? Seguí caminando, la vista en el cielo cruzado por el rastro de un avión. El sol calaba fuerte.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario